Una Genuina Teología de la Liberación

según S.S. Benedicto XVI

Muchas veces hemos hablado u oído hablar de la Teología de la Liberación, y muchas veces también lo hemos hecho con recelo, con pasión, con incomprensión o con sentimientos encontrados. No nos damos cuenta de que verdaderamente todo la Teología es de “liberación”, y que Nuestro Señor Jesucristo es ciertamente el Libertador. Pero la sana Teología de la Liberación ha de estar basada en la auténtica caridad evangélica. Para comprender esto, reproducimos, con la plena autorización del Pontificio Consejo de Justicia y Paz, parte de los fragmentos que vienen en el apartado de Doctrina Social de la Iglesia, en la página www.thesocialagenda.com

El evangelio de Jesucristo es un mensaje de libertad y una fuerza de liberación. En los últimos años, esta verdad esencial ha sido objeto de reflexión para los teólogos, con un nuevo tipo de atención, la cual, en sí misma está llena de esperanza. Liberación es, en primer lugar y de modo más importante, liberación radical de la esclavitud del pecado. Es el fin y el objetivo la libertad de los hijos de Dios, como un don de la gracia. Como lógica consecuencia esto llama a liberar de los diversos tipos de esclavitud en lo cultural, económico, social y en las esferas políticas, todo de lo cual proviene últimamente el pecado, y que, con frecuencia impide a la gente vivir de un modo acorde con su dignidad.... De frente a la urgencia de ciertos problemas, algunos han tratado de enfatizar, unilateralmente, la liberación de la servidumbre del poder terreno temporal. Ellos lo han hecho a través de un camino en el que tratan de poner la liberación del pecado en un segundo lugar y ello impide darle la mayor la mayor importancia que le es debida (Libertatis Nuntius, Introducción)

Ante la urgencia de compartir el pan, algunos han tratado de poner la evangelización entre paréntesis, así fue, y la pospusieron para el mañana: primero el pan, luego el Mundo del Señor. Se trata de un terrible error, el de separar estas dos realidades, y quizá peor, el oponer una a la otra. De hecho, la perspectiva cristiana muestra naturalmente que ellos tienen un gran pacto que realizar con otro (Libertatis Nuntius, VI, n. 3)

Por el alcance Marxista del que ellos permanecen llenos, estas corrientes siguen existiendo basadas en un cierto principio funda- mental el cual no es compatible con la concepción cristiana de la humanidad y de la sociedad.... Nos permitimos citar el hecho de que el ateísmo y la negación de la persona humana, su libertad y sus derechos, están en el elenco de la teoría Marxista. Esta teoría, por lo tanto, contiene errores, los cuales, directamente, amenazan las verdades de la fe en lo que se refiere al destino eterno de cada persona en particular. Por otra parte, por tratar de integrarla en la teología con un análisis cuyos criterios de interpretación dependen de esta concepción ateística, es caer uno mismo en una terrible contradicción (Libertatis Nuntius, VII, nn. 8-9)

No podemos ignorar el hecho de que muchos, incluso cristianos generosos que son sensibles a las cuestiones dramáticas que envuelven el problema de la liberación, en su deseo de dedicar a la Iglesia la lucha de la liberación, son con frecuencia tentados a reducir su misión a las dimensiones de un simple proyecto temporal. Ellos querrían reducir sus aspiraciones finales centradas en el hombre; la salvación de la cual ella es mensajera quedaría reducida el bienestar material. Su actividad, completamente olvidada de toda preocupación religiosa y espiritual, se convertiría en iniciativas de orden social y político. Pero si esto fuera así, la Iglesia perdería su significado fundamental. Su mensaje de liberación carecería de toda originalidad y podría estar abierto fácilmente a la monopolización y a la manipulación por parte de los sistemas ideológicos y de los partidos políticos (Evangelii Nuntiandi, n. 32)

La Iglesia, por lo tanto, cuando predica la liberación y la asociación, ella misma está con aquellos que están trabajando y sufriendo por ello, ciertamente, no quiere restringir su misión, solamente al campo espiritual y disociarse de los problemas temporales del hombre. No obstante, ella afirma la supremacía de su vocación espiritual y rechaza sustituir la proclamación del Reino por la proclamación de formas humanas de liberación: más aún, ella proclama que su contribución a la liberación estaría incompleta si ella se negase a proclamar la salvación en Jesucristo (Evangelii Nuntiandi, n. 34)

Es muy grande la diversidad de situaciones y problemas que hoy existen en el mundo, y que además están caracterizadas por el creciente aceleración del cambio. Por esto es absolutamente necesario guardarse de las generalizaciones y simplificaciones indebidas. Sin embargo, es posible advertir algunas líneas de tendencia que sobresalen en la sociedad actual. Así como en el campo evangélico crecen juntamente la cizaña y el buen grano, también en la historia, teatro cotidiano de un ejercicio a menudo contradictorio de la libertad humana, se encuentran, arrimados el uno al otro y a veces profundamente entrelazados, el mal y el bien, la injusticia y la justicia, la angustia y la esperanza (Christifideles Laici, n. 3)

EL Magisterio de la Iglesia, en el fiel seguimiento de la Tradición Apostólica, quiere aclarar este punto de conflicto para tantos cristianos; para ello lucha contra el relativismo que nos afecta desde la emotividad y/o desde la racionalidad fanática. El mensaje del Evangelio es claro: nada que vaya contra la voluntad salvífica de Dios –aun cuando se haga en nombre de Dios- puede ser bueno, puesto que el árbol se reconoce por sus frutos.