Quiénes Somos

Mater Unitatis, un ideal

Semilla de un Carisma

Mater Unitatis es fundada internacionalmente por Cardenal vietnamita Fco. Xavier Nguyen Van Thuan, quien en vida fue Presidente del Pontificio Consejo de Justicia y Paz. En el año de 1999 encomienda personalmente la fundación de esta obra al matrimonio mexicano: Gabriela Cosío y Ricardo Fco. Padilla C., para que con la gracia del Espíritu Santo su carisma sea conocido en todo el mundo.

Nuestro Carisma

Proponemos, desde la Iglesia, un camino de espiritualidad para toda la gente que desee acoger, vivir, compartir y anunciar el Evangelio de la Esperanza.

El camino esta descrito, en los textos de nuestro fundador. La vivencia del Evangelio es su máxima constitución y supremo apostolado.

Nuestros principios

  • Santidad en el Oficio
  • Progreso de los Pueblos
  • Evangelización
  • Servicio

Nos comprometemos con la Nueva Evangelización, en fidelidad y adhesión a al Concilio Vaticano II con opción preferencial, que no exclusiva, por el pobre.

Somos profundamente Eucarísticos

Encontramos en la Eucaristía nuestra razón de ser y centro de nuestras vidas, el misterio de comunión. Buscamos en la contemplación que, inspira la acción, la senda de la santidad, la transformación en imágenes de Cristo.

Fieles al Santo Padre y al Magisterio de nuestra Madre Iglesia.

Contribuimos con sencillez a la unidad. Unidad interior, unidad entre católicos, entre cristianos, y con todo el género humano. Vivir la unidad como es testimoniada en grado excelso por la Santísima Trinidad y por la reconciliación realizada en y por Cristo [1].

Somos profundamente Marianos

María es Madre de Unidad, Madre de Esperanza. A ejemplo de ella debemos ser testimonio de: amor acogido, amor correspondido, y amor compartido.

Participantes

Consagrados: Viviendo en comunidad (Unidades Fraternas) o en el mundo. Pueden ser: laicos, sacerdotes, religiosas con matiz contemplativo.

Asociados: Todo aquel que desee vivir esta espiritualidad aún militando en otro grupo o Movimiento Apostólico sin tener que renunciar a éste. Comparten proyectos, bienes, y vocaciones o voluntarios.

Simpatizantes: Cristianos os fieles de otros credos, a título personal o institucional. Viviendo en el marco de la libertad de conciencia. Unidos en reuniones de oración comunitaria ecuménica e interreligiosas; comprometido con la espiritualidad de la comunión.

Bienhechores: Almas generosas que forman parte esencial de la obra. Contribuyen con recursos materiales. Esta participación no excluye su compromiso personal de conversión.

Centro de Espiritualidad y Comunidad Mater Unitatis

Cardenal Van Thuan fue favorecido con la visión de esta obra, misma que encomendo personalmente al matrimonio Gabriela Cosio y Ricardo Fco. Padilla para su realización.

Concepto

Espacio geográfico que integra dos temas:

  1. Centro de Espiritualidad. Oasis para toda clase de actividades espirituales, de manera constante o periódica. Un ambiente acondicionado para: Encuentros de Convivencia, Encuentros de Formación, Simposiums y Foros, Retiros Espirituales, Ejercicios Espirituales, Convivencias, Cursos…
  2. Comunidad Mater Unitatis. Lugar de residencia de los consagrados: familias, religiosos –sacerdotes o no-, religiosas, laicos (solteros).

Población objetivo, vocaciones.

  • Sin acepción de personas, sexo, edad e incluso religión.
  • Habrá que distinguir de manera clara entre:

    • La formación y encuentros propios de Mater Unitatis, dirigidos formación humana, intelectual y espiritual de las personas encaminadas a la consagración.
    • La formación y encuentros de Grupos y personas No integran Mater Unitatis, ni van en camino específico a la consagración propia.

Objetivos a perseguir

  1. Expresión de vida y dimensión comunitaria de nuestro carisma.
  2. Quedamos al servicio de nuestra Madre Iglesia.
  3. Sitio propicio para el acercamiento interreligioso.
  4. Difusión de la espiritualidad propia de Mater Unitatis. De la fuentes de la contemplación a la acción, la dimensión social de la caridad.

Necesidades

  • Un terreno amplio cercano a San Cristóbal de las Casas, que contendrá:
  • Templo amplio común y abierto a todos.
  • Oratorios específicos, internos a cada comunidad.
  • Convento Sacerdotal, común a sacerdotes y a religiosos, profesos o no, con vistas o no a la Ordenación Sacerdotal.
  • Convento para Religiosas, que incluye en sí el Noviciado para las vocaciones nuevas y el profesorio.
  • Área de Formación para las personas externas, incluye hospedaje.
  • Área para Retiros y Ejercicios Espirituales.
  • Espacios abiertos y patios particulares de separación.